Agenda una Llamada

y cuéntanos de tus necesidades y la de tus colaboradores.

Reclutamiento y Selección

Evalúa y retroalimenta a tu equipo: cómo y cuándo

<span id=hs_cos_wrapper_name class=hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text style= data-hs-cos-general-type=meta_field data-hs-cos-type=text Evalúa y retroalimenta a tu equipo: cómo y cuándo

Autor:

Buk

El proceso de Onboarding se considera uno de los más importantes a la hora de reclutar, seleccionar e incorporar a un nuevo talento en la empresa. Un proceso exitoso, necesita de un acompañamiento continuo durante los primeros días, una buena comunicación entre las partes y que la organización se encuentre enterada del arribo de una nueva persona que entra a trabajar.

De esta forma, no solo la experiencia de bienvenida será positiva para el nuevo colaborador, sino que además se hará más eficiente y rápido su proceso de incorporación y adaptación. Por otro lado, el ambiente laboral mejora mucho al tener a todos los colaboradores involucrados en la bienvenida de los nuevos trabajadores y que estén dispuesto a ayudar o apoyarlos en caso de que lo necesiten.

Es muy importante poder acompañar y entregar consejos que permitan ir guiando al colaborador en su nueva responsabilidad. La retroalimentación y el feedback ayudan a que el proceso de Onboarding sea lleno de confianza y seguridad. 

Crear un lugar de trabajo feliz comienza desde el primer día de trabajo e involucra a todos para que se siga manteniendo así.  ¡Aquí te dejamos  algunos consejos de cómo y cuando realizar feedback durante el proceso de Onboarding! Toma nota.

Consejos para la evaluación y feedback del nuevo colaborador

  • Información precisa

¡No andes con rodeos! Para tener una comunicación clara y transparente, lo mejor es ir al grano y entregar la información precisa. Explica bien cuáles serán sus nuevas funciones, describe el cargo en el que se desempeñará, con quién tendrá que trabajar mano a mano y si es necesario, enumerar los objetivos o metas que debe alcanzar. 

Entre más precisa y objetiva sea la información, el colaborador entenderá más rápido lo que debe hacer y se adapatará más fácilmente a la organización. Evaluarlo también será más fácil, pues el colaborador se enmarcará en las acciones que debe realizar y con quién tiene que trabajar, por lo que podrás guiarlo y acompañarlo más fácilmente, sin la necesidad que el colaborador busque por si solo cómo o con quién hablar para realizar una labor. 

 

  • Acompañamiento cercano

Entre más tiempo pases con el nuevo colaborador, más fácil será entregarle feedback y guiarlo en su día a día. Organiza tu agenda e intenta pasar la mayor parte del tiempo con él durante las primeras semanas. Es bueno que pueda empaparse del equipo, de la cultura y los objetivos organizacionales que tiene la empresa. Mientras estés con él, puedes ir atendiendo las dudas, acercarlo más a las tareas administrativas, conocer de cerca a otros colegas y guiar sus estrategias. 

 

  • Objetivos detallados

¡Plantea sus objetivos laborales desde el primer día! Describe las funciones y responsabilidades que el nuevo colaborador deberá ejercer dentro de la empresa. De esta manera, no solo conocerá la meta de la organización, sino que además sabrá en qué aporta exclusivamente su trabajo y cómo puede obtener herramientas para conseguir las metas más rápido. 

 

  • Revisión de sistemas

Toda empresa tiene sus propias estrategias y formas de trabajar, es por eso que es muy importante ayudar al nuevo colaborador a familiarizarse con ellas desde el día que entre a la oficina. Preséntale y enséñale cómo funcionan las plataformas que usan día a día, los softwares, las planillas, etc. 

De esta forma, el colaborador sabrá de qué están hablando, cómo utilizar las herramientas y así minimizar errores de riesgo. 

 

Evaluación de Desempeño en Onboarding

Una vez que te preocupes de todos los aspectos mencionados anteriormente, realizar una evaluación de desempeño será algo común dentro del proceso de Onboarding.  El nuevo colaborador sentirá que estuvo en un feedback continuo todo el tiempo y no notará que existe una evaluación aparte. 

Un buen proceso de Onboarding requiere de una retroalimentación continua y una evaluación constante que permita al colaborador ir adaptándose a las necesidades y exigencias de la organización, además de alcanzar los objetivos y metas de la empresa para cumplir con las expectativas de su contratación. 

Te recomendamos que durante el proceso de Onboarding, estés siempre retroalimentando al nuevo colaborador. Una vez que se termine el proceso y veas que el colaborador es capaz de ser más autónomo, puedes hacerle una evaluación de desempeño que permite orientarlo en sus fortalezas y oportunidades de mejora para encaminarse aún mejor en sus responsabilidades. Preocúpate de entregarle todas las herramientas necesarias para que pueda realizar bien su trabajo y si le hace falta algo, poder brindarle las capacitaciones posibles para ayudarlo en su desarrollo profesional. 


Crear un lugar de trabajo feliz comienza desde el proceso de Reclutamiento y Selección y se sigue construyendo día a día. La clave se encuentra en que se haga un buen proceso de Onboarding y que toda la organización esté al tanto del ingreso de nuevos colaboradores para así ayudar a construir una organización basada en la felicidad. 

Si quieres profundizar sobre tu proceso de Onboarding, aquí te dejamos una nota donde te explica qué es y cómo puede perfeccionarse.

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog